martes, 13 de septiembre de 2011

Botritis o podredumbre gris (Botrytis cinerea Pers.)



Botritis o podredumbre gris (Botrytis cinerea Pers.)

¿Qué es la Botrytis Cinerea?

La botritis es un hongo que puede atacar a todos los organos verdes de la cepa. La mayor gravedad de la podredumbre gris es debida al ataque en racimos, ya que deteriora mucho la calidad de la uva y las características de los mostos. 
La humedad, la lluvia y el viento, asi como los ataques de plagas que produzcan heridas en los organos de la vid favorecen la entrada y desarrollo de la botrytis.
Este hongo se conserva en forma de micelio y esclerocios durante otoño - invierno.
En primavera forma conidias, que son las formas infectantes para los brotes, las hojas y las inflorescencias, y tambien para los racimos en el verano.

¿Qué produce la botritis? Síntomas y daños:

Produce desecados de los brotes, corrimiento de flores y seca de hojas jovenes. 
Los daños más importantes los produce al atacar a las bayas tras el enverado o cuando empiezan a  acumular azucares.
El hongo penetra a traves de las heridas y grietas de las bayas extendiéndose a los granos vecinos, llegando a formar fieltros densos sobre éstos, que llegan a marchitarse y desecarse. Las variedades con racimos compactos son más sensibles a esta podredumbre.

La botritis crea unas almohadillas grisáceas caracteristicas en forma de cresta de gallo sobre los organos afectados, cubriendo posteriormente toda la baya, llegando incluso a vaciar el contenido de los granos y quedando secos.




¿Cómo controlarla? Estrategia y medios de lucha:
  • Por tratarse de un hongo, todos los métodos que favorezcan la ventilacion ayudarán a que su ataque sea menor. Es adecuado utilizar patrones poco vigorosos, marcos de plantación amplios y podas intensas que permitan la máxima aireacion de los racimos
  • También es conveniente restringir el abonado nitrogenado y los riegos después del enverado.
  • El deshojado es una técnica muy eficaz para evitar los daños en los racimos. 
  • La retirada de racimos afectados es una medida importante para reducir el inóculo en las plantaciones.

El control químico puede realizarse con compuestos cúpricos si los ataques son ligeros.
La gama de antibotríticos disponibles hoy es muy amplia y deben emplearse siempre aquellas materias activas más respetuosas con el entorno y que no generen residuos en el vino.





0 comentarios:

Publicar un comentario

Escribe aquí tu opinión, consulta o comentario.